Cuando la identidad sexual que una persona quiere mostrar difiere de su comportamiento o deseo sexual, el sufrimiento es inevitable. Se generan situaciones de disconfort y malestar tanto a nivel situacional como a nivel intrapsíquico que en muchas ocasiones derivan en episodios depresivos. Si bien es cierto que es durante la adolescencia cuando aparecen con mayor frecuencia, pueden mostrarse también durante la edad adulta, presentando un mayor grado de complejidad y enquistamiento que dificulten su afrontamiento. El cortometraje “No soy como tú” del realizador Fernando Figueiras ilustra de manera ficcionada la problemática a la que se enfrenta un hombre adulto al que le cuesta admitir su homosexualidad y el tipo de situaciones y pensamientos a los que debe hacer frente de manera cotidiana. CONTACTO 

 

 

 Kemen Psicología - Psicólogos en Donostia - San Sebastián